22.4.16

Guatdefoc: ¿Qué tan malo es lo malo?

Decía el crítico de cine Francois Truffaut que sólo debería escribirse sobre las películas buenas. Esta reseña es una excepción a dicha regla.

Guatdefoc (Lebrija/2016) es una buddy movie de fórmula que, en su intento por ser 'cool' y hablar a los amantes de la música electrónica y el destrampe, elige los peores clichés genéricos y los mezcla de forma burda.

La cinta, inexplicablemente estrenada en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, narra la travesía de dos amigos: Blake, un adolescente obsesionado con las mujeres, y Logan, quien hace su luchita por conquistar a Lina, quien viajará a Puerto Vallarta para el spring break.

Luego de un fallido intento por impresionarla usando el preciado Porsche de su papá, Logan es castigado por sus padres, quienes lo dejan una semana sólo en casa, lo que aprovechará para ir tras su amada, mientras Blake recopila material para su sitio web, theblakejob, consagrado a mostrar videos en table dance, camisetas mojadas y cosas por el estilo. 

Ya en el destino nacional, Logan se encontrará con Gaby, una prostituta mexicana que le roba el rolex de su abuelo y cuyo padrote se lo quiere vender en tres veces lo que cuesta. Aún más, tendrá la oportunidad de explotar sus 'cualidades' como DJ, al recibir la alternativa de las leyendas Steve Aoki y Paul Oakenfeld.

Existen numerosos problemas con la película, desde un guión pobremente realizado hasta actuaciones muy poco meritorias, pero lo peor son los estereotipos: México es visto como el lugar ideal para el destrampe porque dicen que 'las cervezas son más baratas', la cosificación de la mujer cae en lo definitivamente ofensivo e incluso el taxista interpretado por Silverio Palacios lo tiene todo: transa y con conectes en el bajo mundo, aunque eso sí, de buen corazón.

A su favor ni siquiera se puede decir que sea innovadora. Sus secuencias recrean burdamente algunos episodios de cintas mejor logradas, como ¿Qué Pasó Ayer?Proyecto X e incluso 21 Jump Street que, sin ser joyas cinematográficas, por lo menos denotan maestría en el manejo de las herramientas del género.

Cuando acabó la proyección, me llevé a casa una pregunta: ¿nos habríamos ofendido como sociedad si esto lo hubiese filmado un cineasta norteamericano? Ojalá que sí.

GUATDEFOC
Dirige: Fernando Lebrija.
Actúan: Devon Werkheiser, Sean Marquette, Silverio Palacios.
Duración: 103 min.
Calificación: 0.5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada